INVERTEBRADOS: Moluscos

Los moluscos son animales invertebrados de simetría bilateral que se caracterizan por tener un cuerpo blando, sin apéndices articulados, y casi siempre permanece protegido por una concha calcárea.

En el cuerpo de los moluscos se distinguen tres partes: cabeza, pie y masa visceral: La cabeza presenta tentáculos sensoriales, aunque en algunas especies no existe. El pie suele ser ventral y consiste en una masa muscular con la que pueden desplazarse. Y la masa visceral, que agrupa la mayor parte de los órganos, está envuelta por una membrana llamada manto, la cual segrega hacia el exterior en la mayoría de ellos sales calizas y una sustancia de naturaleza orgánica llamada conquiolina, que al endurecerse forman la concha.

En la cavidad paleal, un hueco que se encuentra entre el manto y la masa visceral, se alojan las branquias y los órganos reproductores, excretores y el ano. La boca o rádula, que se sitúa en la cabeza, posee una lámina quitinosa que recubre la lengua, y que está provista de numerosos dientes dispuestos hacia atrás con los que roen los alimentos. El tubo digestivo desemboca en una cavidad donde se segregan enzimas y se realiza la mayor parte de la digestión, seguidamente comunica con el intestino y finaliza en el ano.

El sistema nervioso de los moluscos está muy evolucionado en determinados grupos, como los cefalópodos. Estos animales cuentan con unos ojos situados en la cabeza, y otros ojos diseminados por el manto, además cuentan con células de estabilización llamadas estatocistos, y órganos de función quimiorreceptora llamados osfradios. En los cefalópodos todos los ganglios están fusionados formando una importante masa cerebral, esto les da una alta capacidad de aprendizaje y sofisticados comportamientos.

El sistema circulatorio de los moluscos está constituido por uno o varios corazones con un ventrículo y dos aurículas, en determinados puntos constituyen vasos cerrados, y en otros los vasos se abren en forma de lagunas venosas, branquiales o peleales. La sangre contiene pigmentos que capturan oxígeno, como la hemocianina o hemoglogina.

La alimentación de los moluscos es muy variada. Los bivalvos se alimentan filtrando las partículas nutritivas que transporta el agua, los anfineuros y gasterópodos ingieren algas y los cefalópodos son carnívoros, depredadores activos de peces e invertebrados.

Los moluscos son ovíparos, generalmente hermafroditas con sexos separados, y con reproducción interna o externa.


Gasterópodos

Se caracterizan por poseer una cabeza provista de tentáculos sensoriales, un cuerpo generalmente protegido por una concha en espiral, y un pie ventral muy desarrollado con el que se mueven lentamente.
La alimentación de los gasterópodos es básicamente herbívora y pasan el tiempo pastando sobre las rocas y piedras consumiendo pequeñas algas.
Los gasterópodos son ovíparos, de reproducción externa, pasan por dos fases larvarias distintas, con variaciones según el grupo de que se trate.


Haliotis tuberculata, la oreja de mar cuenta con una concha en espiral de 3 ó 4 vueltas, alcanza los 8 cm de longitud y es apreciada por los coleccionistas de conchas debido al brillo nacarado que presenta su cara interior. La concha presenta unos orificios por los que asoman las branquias. Sexos separados, se reproduce en verano. Huyen de la luz.


Patella sp, las lapas se encuentran sobre las rocas en el intermareal, con su concha cónica y su pie a modo de ventosa crean un compartimento totalmente hermético. Se reproducen en primavera. .


De izquierda a derecha: Calliostoma zyziphinumLittorina littorea y Gibbula pennati. Los caracolillos de mar son pequeños gasterópodos muy semejantes a sus parientes terrestres, suelen vivir en el intermareal, debajo de las piedras donde se conservan más frescos y húmedos. Sexos separados y reproducción sexual. Se alimentan de algas y detritus.




De izquierda a derecha: Charonia rubicundaThais haemastoma e Hinia reticulata. Las caracolas de mar se diferencian de los caracoles en general por poseer una concha más cónica y alargada. Reproducción sexual y sexos separados. La mayoría son depredadores que se alimentan de bivalvos y equinodermos.

En este vídeo presento cinco especies de nudibranquios, un grupo de gasterópodos que presentan el cuerpo totalmente desnudo sin protección de concha. Pese a su aparente indefensión, estos moluscos no son atacados por ningún depredador porque son venenosos, y lo demuestran con coloridos intensos. El nombre de nudibranquio viene de la característica de que estos moluscos tienen sus branquias en el exterior del cuerpo, semejantes a plumas. Todas las especies son herbívoras.






Bivalvos

Los pelecípodos o lamelibranquios, también llamados bivalvos constituyen una clase de moluscos marinos acéfalos y con dos láminas branquiales.
El cuerpo se encuentra encerrado en un manto que segrega dos conchas y un pie excavador, algunas especies carecen de pie o está atrofiado. Las valvas de la concha se articulan entre sí mediante un ligamento elástico, que en algunas especies les permite abrir y cerrar con rapidez para generar una especie de corriente a chorro y así conseguir una cierta capacidad de movimiento, como es el caso de las vieiras gallegas.
El pie, que es muy reducido con respecto a los gasterópodos, lo utilizan para excavar la arena y enterrarse en ella, donde viven generalmente. Algunas especies se fijan fuertemente a un sustrato mediante filamentos rígidos o a las rocas.
Los órganos sensoriales, están dispuestos en el borde del manto. En general, la alimentación de los bivalvos se realiza creando una corriente de agua mediante los cilios de las branquias, haciéndola pasar por la cavidad paleal y filtrando sus nutrientes, que son capturados por unos palpos situados cerca de la boca.
La mayoría de los bivalvos son hermafroditas, unisexuales, o cambian de sexo con la edad. La reproducción se realiza mediante sexos separados, con fecundación externa. Se distinguen dos fases larvarias.


Ostrea edulis, la ostra es un bivalvo de conchas muy duras que se incrustan en las rocas, se amolda al terreno sobre el que crece. Son hermafroditas y son alternativamente machos y hembras. Llegan a cubrir rocas enteras especialmente en los estuarios, donde forman un ecosistema particular: la ostrera.


De izquierda a derecha: Tapes decussatus (almeja), Donax trunculus (coquina) y abajo Cerastoderma edule (berberecho). Una serie de especies morfológicamente muy similares, de hábitos también muy semejantes. En general se entierran bajo la arena o el fango excavando con el pie y permitiendo un fino tubo para poder respirar y filtrar el agua. Las dos valvas cierran perfectamente y el animal queda protegido. Se reproducen por huevos, que eclosionan y forman larvas planctónicas. El color de la concha varía según las condiciones químicas del fango o la arena donde se encuentren.


Solen marginatus, la navaja o muergo, las conchas son alargadas hasta 14 cm de longitud, con su pie excavan largas galerías en la arena, se alimenta de algas y detritus.


Mytilus galloprovincialis, el mejillón se adhiere a las rocas por unos pelos duros o bisos, alcanza los 10 cm de longitud y en pleamar entreabre sus valvas para filtrar el agua de materia orgánica y detritus, puede filtrar 5 L en una hora. Ponen huevos tres veces al año, anualmente pueden poner hasta 12 millones de huevos.


Cefalópodos

Los cefalópodos son el grupo más evolucionado de los moluscos. Todos ellos marinos, carnívoros y depredadores, y con un cuerpo formado por una cabeza bien desarrollada, pie y masa visceral. Están provistos de unas prolongaciones cefálicas o tentáculos que rodean la boca (8 en los pulpos y 10 en el resto) dotados de ventosas, y que utilizan como órganos locomotores o para asirse y capturar sus presas.
Pueden desplazarse disponiendo el pie en forma de embudo y expulsando a chorro el agua de su cavidad. La masa visceral está encerrada en un manto en forma de saco muscular. Presentan órganos muy desarrollados, especialmente los ojos, los más complejos de todos los invertebrados. Según el grupo de que se trate, pueden tener una concha o lámina dorsal interna llamada pluma (ejemplo del calamar y la sepia), o carecer de ella como los pulpos.
La reproducción se realiza siempre por sexos separados y mediante fecundación interna, el tercer tentáculo derecho del macho es en realidad su pene que lo introduce en la cavidad peleal de la hembra para inyectar el esperma, la hembra pone los huevos y generalmente muere poco después. Llegan a la fase de adultos sin pasar por fases larvarias.
Los cefalópodos poseen células pigmentarias sobre el manto de su piel llamadas cromatóforos, dichas células poseen pigmentos que se expanden o condensan a voluntad por medio de una contracción muscular controlada por el sistema nervioso. De ésta manera los cefalópodos pueden cambiar la tonalidad de su apariencia externa en cuestión de segundos para mimetizarse con el medio circundante y camuflarse, también usan ésta capacidad para comunicarse entre ellos.
Cuando se ven amenazados, los cefalópodos expulsan un líquido negro parecido a la tinta que desorienta a sus depredadores. Los cefalópodos apenas viven 2 años.

Sepia officinalis, Loligo vulgaris, y Octopus vulgaris, la jibia, el calamar y el pulpo, respectivamente.

Architeuthis dux, el calamar gigante que antaño se le suponía un mito. Frente a las costas de Gijón suelen aparecer con cierta frecuencia ejemplares enfermos, muertos y desorientados tras los temporales de invierno. Con sus casi 20 m de longitud es el segundo invertebrado más grande del mundo, solo superado por otra especie análoga que vive en la región antárica. El calamar gigante es un activo depredador que vive en el abismo a más de 800 m de profundidad. Sus enormes ojos, los más grandes del Reino Animal, son capaces de detectar los más débiles resplandores que emiten los peces luminiscentes abisales. Es así mismo presa de los cachalotes.


Poliplacóforos



Esta clase engloba a los quitones o cochinillas de la humedad.
Tienen una cabeza sin tentáculos ni ojos, donde se halla una boca dotada de una rádula cubierta por filas de dientecillos reforzados con un recubrimiento de magnetita, en la superficie inferior se encuentra el pie musculado por cuyos movimientos se deslizan lentamente.
Su manto secreta una serie de 8 placas que le sirven de protección. Las placas de los poliplacóforos tienen una estructura compleja, con una base totalmente calcárea y una capa superior mixta mineral con conquiolina en su composición. Las placas tienen además engrosamientos y surcos que son funcionales, pues concuerdan con los órganos sensoriales táctiles y visuales situados bajo ellas en la epidermis y llamados estetos, así, aunque no suelen tener el par de ojos habitual en los moluscos, pueden llegar a tener miles de otros ocelos más pequeños en su superficie superior. Entre el pie y el cinturón hay una cavidad paleal en forma de surco, y es donde se encuentran las branquias.
Los quitones tienen sexos separados y presentan una única gónada, generalmente la fecundación es externa. Estos moluscos tienden a rehuir la luz y se esconden en grietas rocosas, son hervívoros.

1 comentario:

Anónimo dijo...

soy fanatica del mar y en gijon he encontrado buscando por el pedrero dos linma scabra,se que no son comunes de aqui,sera por el calentamiento global?

Búsqueda personalizada