INVERTEBRADOS: Poríferos

Los poríferos o esponjas son los animales más primitivos que existen en el planeta, al presentar un aspecto rígido e inanimado, durante mucho tiempo se les consideró como plantas.

Las esponjas se caracterizan por presentar numerosos poros por todo el cuerpo con los que filtran el agua para capturar las partículas nutritivas que arrastran las corrientes marinas, algunas especies cuentan con un único agujero mucho más grande que el resto de poros llamado ósculo. En cualquier caso, todos esos poros conducen a un seno interno llamado cavidad atrial o espongiocele.

El tejido que envuelve la esponja tanto en su superficie externa como en su cavidad atrial se denomina epidermo, mientras que el tejido interno gelatinoso recibe el nombre de endodermo.

El epidermo externo de las esponjas está formada por células de revestimiento llamadas pinacocitos, entre ellas existen además otras células en forma de tubo llamadas porocitos por los que entra el agua hacia la cavidad atrial. Y la cara interna de la esponja está compuesta por células flageladas o coanocitos, que se encargan de asimilar el oxígeno y las partículas nutritivas, tales como bacterias y plancton.

Otras células especializadas de las esponjas son los amebocitos: células del endodermo que realizan varias funciones tales como almacenar sustancias de reserva, digerir las partículas alimenticias, generar células reproductoras, o fabricar espículas silíceas, calcáreas u orgánicas, y que dan la rigidez característica a estos animales.




Reproducción

Los poríferos se reproducen de forma sexual y asexual:
  • En la reproducción sexual las esponjas manifiestan hermafroditismo, es decir, un mismo individuo produce gametos masculinos y femeninos indistintamente, aunque no se fecundan a sí mismos. Los espermatozoides son expulsados por la esponja a través de sus poros y viajan por las corrientes hasta una esponja que genera óvulos los absorbe. La  fecundación de los óvulos tiene lugar en la mesoglea, una región situada entre el ectodermo y endodermo del animal. Tras la fecundación, el embrión formado se independiza rápidamente, abandona la esponja madre y vive libremente a merced de las corrientes durante su fase larvaria, después se fija a un sustrato duro donde crecerá y se convertirá en una esponja adulta al cabo de un tiempo.
  • En la reproducción asexual se manifiesta frecuentemente la gemación: en la superficie de la esponja se forman pequeñas yemas que más adelante se independizan de la esponja madre y se transforman en nuevos individuos.
De todos los grupos de poríferos existentes en el mundo, en el mar Cantábrico encontramos demosponjas, caracterizadas por poseer espículas silíceas o córneas de espongina, o sin espículas, y de entre uno o cuatro radios.
En el siguiente vídeo presento las especies más comunes del Cantábrico:

1 comentario:

Anónimo dijo...

me parece muy buena tu explicacion pero mejorala en el sentido comun.

Búsqueda personalizada