Líquenes y fanerógamas

Líquenes


Los líquenes son el resultado de una simbiosis entre un alga y un hongo, y viven así toda su vida. El alga realiza la fotosíntesis generando nutrientes para el hongo, éste a su vez le proporciona al alga los nutrientes que requiere para realizar la fotosíntesis.


En el Mar Cantábrico existen principalmente dos especies de líquenes marinos: Lichina pygmaea (izda) en las rocas del intermareal superior, y a nivel de salpicadura encontramos Xanthoria parietina (dcha) de color naranja, puramente terrestre pero que siempre se desarrolla a pie de acantilados costeros.




Fanerógamas

Las fanerógamas o espermafitas suponen el orden más amplio dentro de las metafitas o plantas superiores. Estas plantas se reproducen de forma sexual, con la flor como órgano reproductor característico.

Zosteráceas


Zostera marina es la única fanerógama marina propiamente dicha que se encuentra en los estuarios del Cantábrico, formando praderas que con la bajamar quedan en seco, entre sus tallos y raíces numerosos organismos pequeños encuentran refugio, además su arraigo frena la acción erosiva en los estuarios donde se desarrolla.

Gramíneas

Las gramíneas son fanerógamas monocotiledóneas que presentan sus frutos en una inflorescencia característica llamada espiga, donde producen grandes cantidades de semillas diminutas.


Carex arenaria y C. extensa son hierbas propias de la vegetación dunar, que consiguen enraizar en la arena protegiendo así las playas de la erosión y soportando además la salinidad del ambiente, florecen entre mayo y octubre.


Agropyrum junceum, otra hierba que encontramos en las dunas, cuyas espigas presentan un aspecto nevado, florecen entre junio y agosto.


Lagurus ovatus, el rabo de liebre es una planta típica y característica de las playas y arenales expuestos al viento, se la reconoce enseguida por su espiga de aspecto peloso, florece a finales de primavera.


Phragmites australis, el carrizo es una planta típica de las zonas tranquilas del estuario, donde el flujo de mareas provoca grandes cambios en la salinidad del agua. Muy abundante, llega a formar un verdadero ecosistema particular: el carrizal, donde muchas aves marinas encuentran cobijo y material para construir nidos.

Poligoniáceas

Presentan tallos articulados por nudos y ócreas o bolsas situadas al pie de las bases foliares. Sus hojas suelen ser carnosas o membranosas, protegen la formación de los brotes y después se desgarran.


Polygonum maritimum, el polígono marino crece en forma de pequeñas matas en las playas y guijarrales. Florece en verano.


Rumex bucephalophorus crece cerca de las costas, pero también tierra adentro sobre suelos arenosos y rocosos, en verano florece presentando espigas rojas características.

Quenopodiáceas


Salicornia europaea, la salicornia es una planta típica de las zonas medias de la marisma, donde el sustrato aún es demasiado blando como para que crezcan los carrizos y espadañas, florece a finales de verano. A menudo las pleamares vivas llegan a cubrirla, pero sobrevive soportando la salinidad, es además comestible.

Aizoáceas

Cuentan con hojas muy carnosas protegidas por una gruesa cutícula que las protege de la salinidad y de la fuerte radiación solar.


Carpobrotus edulis, la uña de gato o higo de Hotentotes es una planta rastrera que crece en acantilados frente al mar y que presenta flores rosas o blancas, que a menudo se cultivan en jardines próximos a la costa. Es una especie introducida desde el Norte de África, aunque no llega a ser invasora.

Papilionáceas


Medicago marina, el carretón de playa forma parte de la comunidad vegetal dunar, florece en primavera.

Umbelíferas

Llamadas así por su inflorescencia característica en forma de sombrilla, llamada umbela.


Eryngium maritimum, el cardo marino es una planta característica de la vegetación dunar, presenta hojas y pétalos con grandes espinas y soporta bien la sequedad y la salinidad. Sus bellas flores azules que salen en verano y su supuesto uso medicinal la ha llevado a la extinción en muchos lugares, hoy día está protegida.

Compuestas


Matricaria maritima se asemeja a las típicas margaritas de campo, esta especie crece en forma de matas de tamaño variable y florece en verano. Crece sobre pedregales frente a la costa, aunque no tolera demasiado la salinidad.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada