Collados del Asón y circo de Lunada

La frontera oriental entre Burgos y Cantabria discurre por una intrincada zona de altas montañas y profundos barrancos que, dada su histórica despoblación, se encuentra en un extraordinario estado de conservación natural. A este factor hay que añadirle además el atractivo que supone este compendio de grandes cimas y pedregosos barrancos que en su conjunto dibujan un variado y bello paisaje que atrae la atención a los diversos visitantes: montañeros, naturalistas, e incluso aficionados al esquí durante el invierno.


Parque Natural de los Collados del Asón


Dentro del área que vamos a describir en esta entrada del blog, la zona más oriental, es decir, aquella que se encuentra dentro de la provincia de Cantabria, recibió protección medioambiental el 18 de febrero de 1999 con la creación del Parque Natural de los Collados del Asón, incluido además en la Red de Espacios Protegidos de Cantabria el 19 de mayo de 2006. Sus 4020 ha de superficie corresponden íntegramente al municipio de Soba, un pequeño pueblo de apenas 1300 habitantes repartidos de forma muy dispersa por el valle de Soba, y cuya capital es la aldea de Veguilla. La mayor parte de la población de Soba vive de la ganadería, y más recientemente, del agroturismo.

Río Gándara, discurriendo por el valle de Soba.

Pero sin duda el mayor atractivo de este valle son los nacimientos de dos ríos muy importantes: el Asón, y su afluente Gándara. El río Gándara nace a unos 950 m de altitud, entre los puertos de montaña de La Sia y Asón, y es alimentado por numerosos arroyos que discurren por las montañas de la sierra de Hornijo y del cordal Sur del valle, entre los que destaca el arroyo Calera, que nace ya en el barranco del Zalama. El Gándara llegó a contar en su curso con hasta 12 molinos y 3 ferrerías que aprovechaban la fuerza mecánica de su caudal para fabricar harina o trabajar la forja del hierro. Tras 18 Km de recorrido, el curso del Gándara desemboca finalmente en el río Asón a la altura de Ramales de la Victoria.


Panorama esférico del nacimiento del Gándara (por Daniel San Martín)

En cuanto al Asón, su caudal ve la luz en una filtración de agua a unos 680 m de altitud en la parte occidental del valle homónimo, que forma una impresionante cascada cuya visita resulta totalmente obligatoria por su gran belleza. La pureza y transparencia de sus aguas posibilita la proliferación de una rica fauna fluvial, especialmente gracias al centro de recuperación del salmón (salmo salar) ubicado en el pueblo de Arredondo, siendo el Asón uno de los ríos salmoneros más importantes de la cornisa cantábrica. El Asón recorre 44 Km pasando por localidades como Ruesga, Ramales de la Victoria, Limpias o Ampuero, para desembocar finalmente en el Mar Cantábrico formando una de las marismas más importantes del Norte de España: la ría de Treto, situada entre Laredo y Santoña.

Cascada del río Asón.

El circo de Lunada

Guarda el mapa en tu PC para visualizarlo mejor.

El límite occidental del Parque de los Collados del Asón lo marca la frontera entre las provincias de Cantabria y Burgos que a su vez discurre a través de un cordal montañoso cuyas cumbres más elevadas superan los 1500 m de altitud. Al otro lado de estas cimas se encuentra un amplio valle conocido como Lunada, un antiguo circo glaciar frecuentado sobre todo por aficionados al esquí que en época invernal se acercan aquí a disfrutar del deporte blanco en la Estación de Esquí de la Lunada, situada entre 1300 a 1500 m, es la estación de esquí situada a la menor cota altimétrica de España, y dado su pequeño tamaño, es ideal para aquellos que desean iniciarse en el esquí.

Estación de esquí La Lunada

Aparte del esquí, el circo de Lunada está encajonado entre una serie de montañas importantes que dibujan un bello y agreste paisaje, estas montañas las trataremos una por una más adelante, pero el otro atractivo o curiosidad que presenta este circo glaciar es su comunicación con la provincia de Cantabria a través del portillo de Lunada, el tercer paso de montaña de la Cornisa Cantábrica atendiendo a su altitud de 1316 m, solo superado por San Glorio (1609 m) y Piedrasluengas (1354 m). Este puerto de montaña tiene la peculiaridad de que se tiene que cerrar enseguida cuando nieva, pues su vertiente Noroeste discurre a través de una vertiginosa pendiente que puede llegar a acumular hasta 4 m de nieve, lo que aumenta gravemente el riesgo de aludes en esta zona del puerto. Ha habido años en los que este puerto ha estado cortado hasta 6 meses seguidos.

Paisaje típico en el circo de Lunada, con sus características chozas de piedra donde los pasiegos guardan el ganado.





Las montañas: Castro Valnera (1718 m)

A continuación repasaremos las cumbres más significativas de esta bella región, cuyo principal atractivo es precisamente el espléndido paisaje que se divisa desde sus imponentes cimas.

Lado Este del Valnera, donde podemos ver las pequeñas chozas de El Bernacho.

La primera montaña importante que hemos de referenciar en esta guía de montaña es el Castro Valnera, pues se trata de la cima más elevada de la zona, nada menos que 1718 m, lo que la convierte en la cumbre más elevada de la zona de la Cordillera Cantábrica comprendida entre los Pirineos y los Picos de Europa, estos últimos son ya visibles desde el Valnera en un día despejado.
Por esta zona de España, se denominan "castros" o "porras" a las montañas abruptas y rocosas cuyas cimas tienen una forma algo redondeada, como corresponde en este caso. A lo largo de las faldas del Valnera se adivinan los restos de circos glaciares hoy extintos, que datan de hace 14000 años, estos glaciares castigaron la roca durante el Pleistoceno hasta darle a la montaña el aspecto actual. En toda España no existen lugares con actividad glaciar a tan poca altitud como en los montes de Valnera.
Ya en la época actual, el clima se ha hecho más cálido, y los glaciares han dado paso a las corrientes de agua que, año tras año, disuelven y agrietan la roca madre formando un complejo sistema de afloramientos y cuevas subterráneas donde se suele practicar la Espeleología, el espeleólogo Roberto F. García Gómez ha publicado fotografías de estas simas en este enlace. Para más información de las grutas de la zona click aquí. De estos discretos cursos de agua que surgen por el deshielo de la nieve acumulada en invierno, nacen los ríos Miera, Trueba y Pandillo, este último es afluente del río Pas, en cuyo valle viven los llamados "Pasiegos".
Puesto que la ladera cántabra es extremadamente abrupta, es necesario subir al Valnera desde la vertiente burgalesa, la ruta más corta y sencilla es la siguiente: tras llegar a Espinosa de los Monteros (N de Burgos) se toma la carretera BU-570 hasta Bárcenas, de ahí se sigue por la misma carretera hacia Las Machorras, dejando a un lado el Portillo de la Sía, después se toma la BU-572 para ascender el Puerto de Lunada.

Vertiente Oeste del Valnera, correspondiente al valle del Pas (Cantabria). El barranco extremadamente vertical de 1400 m de desnivel hace casi imposible el ascenso por este lado.

Antes de llegar a la conocida estación de esquí, hay que tomar un desvío hacia la izquierda, se trata de una pista forestal no asfaltada pero bien pavimentada que nos llevará a El Bernacho, una remota aldea de casetas y refugios para el ganado situada a 1100 metros de altitud, por lo que el desnivel hasta la cima será de unos 617 metros.

Cabaña de piedra de El Bernacho

También se puede ascender al Valnera directamente desde la estación de esquí de Lunada, situada a unos 1350 metros de altitud, el desnivel es menor, pero la distancia a recorrer es mucho mayor, aunque esta ascensión obliga también a subir otra cumbre emblemática como es el Pico de la Miel (1563 m) donde nace el río Miera.

Guarda la ortofoto en tu PC para verla mejor.

En la ortofoto está pintada en verde la ruta a seguir por El Bernacho. El sendero se adentra en un tupido bosque de hayas propio de esas alturas y así transcurre durante unos 500 m hasta que se alcanza el brezal de La Canal, que se extiende por todo el valle comprendido entre el Castro Valnera y Cubada Grande (1605 m). Hay que caminar así durante 1,7 Km más para alcanzar el collado entre ambas cimas, que tiene una altitud de 1440 metros, por lo que ya se ha salvado la mitad del desnivel.
Ya en el collado, además del Castro Valnera, se pueden ascender las cimas secundarias de Cubada Grande al Sur y La Capía (1496 m) al SW, como se vé en la ortofoto.
Siguiendo la ruta hacia Valnera, desde el collado se toma una senda bien señalizada que discurre por el intrincado barranco del Norte hacia el castro. Una vez salvado el barranco, siguiendo el camino nos encontramos con una curiosa formación rocosa llamada La Losa que podemos ver tanto en la ortofoto como en el vídeo más adelante, después no hay mas que seguir el sendero que discurre por las surgencias de agua a través de la roca desnuda hasta alcanzar la cima, siendo el último tramo algo peligroso por la profundidad del barranco. El recorrido total es de unos 4,2 Km.
El camino de vuelta puede ser el de ida o también se puede volver por la ruta del Norte a través del Pico de la Miel.




Panorama esférico desde el vértice geodésico de Castro Valnera.


Picón del Fraile (1619 m)

El Picón del Fraile con su característica esfera-radar de uso militar.

El único interés que presenta esta montaña es que cierra el circo de Lunada por su cara Norte y que, debido a su altitud, es la segunda cumbre más elevada de la zona. Su ascenso presentaría mucho más interés si éste fuera permitido, pero desde que en 1999 se instalara el radar militar del Ejército del Aire, su acceso está obviamente prohibido, incluso está prohibido filmar y obtener imágenes de las instalaciones, hasta tal punto que en el Google Earth la cima del picón aparece borrada. 

Instalaciones militares abandonadas del Picón Blanco.

Estas instalaciones militares se trasladaron a esta elevada cumbre desde el Picón Blanco (1529 m), otra montaña fronteriza entre Cantabria y Burgos situada al Este del portillo de la Sia, y en cuya cima aún quedan las ruinas de los cuarteles del ejército en donde hace años se realizaba el Servicio Militar Obligatorio.


Alto de Imunia y Peña Lusa

El Parque Natural de los Collados del Asón y el circo de Lunada están divididos por la frontera entre Burgos y Cantabria, que discurre siguiendo el cordal formado por dos montañas importantes: el alto de Imunia y la Peña Lusa.


Estas dos cumbres se pueden coronar de forma consecutiva siguiendo la ruta en rojo marcada en la ortofoto superior. Partiendo del portillo de la Sia (1200 m) se toma rumbo Oeste siguiendo el cordal de La Pedraza (1332 m) invadido hoy por un importante parque eólico que, tras dejarlo atrás, se emprende una subida importante hasta el alto de Imunia (1512 m) a veces llamado también La Rasa. Esta cima es fácilmente reconocible por la gran cantidad de jitos o montículos de piedras que alberga, visibles incluso desde lejos.


Panorama esférico desde el alto de Imunia

Una vez coronado el Imunia, seguimos la ruta, esta vez hacia el Norte para caminar a través de los collados y resaltes de Tramasqueras, donde tendremos que hacer frente a un barranco de 150 m de desnivel que sin embargo no es complicado bajarlo por el excelente trazado de su senda, bien marcada por los jitos de piedra. A continuación se nos presenta en todo su esplendor la Peña Lusa, un enorme tómbolo de roca caliza que culmina a 1575 m de altitud y cuyo ascenso se realiza a través de un camino sobre roca muy escarpado pero igualmente bien señalizado por los jitos, pese a ello, resulta muy desaconsejable subir el Peña Lusa con nieve o con niebla, condiciones más que habituales en esta zona.
Tanto este recorrido como los panoramas de ambas cumbres se pueden disfrutar en el siguiente vídeo:



El recorrido de vuelta al portillo de la Sia es idéntico al de ida, salvo que en este caso podemos evitar subir de nuevo el alto de Imunia, dejándolo a nuestra derecha.


Panorama esférico desde la cima de la Peña Lusa.


Sierra de Hornijo

Abandonamos ya el circo de Lunada y nos adentramos de lleno en las montañas de los Collados del Asón, ya en la provincia de Cantabria. Precisamente el corazón del área protegida es la sierra de Hornijo, una pequeña cordillera que discurre de Este a Oeste, definiendo perfectamente los valles de Ruesga al Norte, y Soba al Sur. La sierra es íntegramente de naturaleza calcárea y toma su nombre de una de sus cumbres principales: el Hornijo (1258 m) situado aproximadamente en el centro de la cadena montañosa.
Además del montañismo, el atractivo de esta cordillera reside en las entrañas de la misma. Su naturaleza calcárea ha posibilitado la formación de más de 100 intrincadas grutas y simas a través del lapiace kárstico, algunas de hasta 400 m de profundidad, que año tras año atraen a espeleólogos de toda Europa, y que en alguna ocasión ya han causado más de un disgusto.

Mortillano (1411 m)

Pero en cuanto al montañismo se refiere, las cumbres más interesantes del macizo están en los extremos del mismo: Mortillano al Oeste y San Vicente al Este. La porra de Mortillano supone el punto culminante de los montes de Hornijo con sus 1411 m de altitud, y su ascenso es altamente recomendable debido a la gran diversidad de ecosistemas que presenta: desde los prados y pastizales que hay que atravesar al inicio desde el collado del Asón, pasando por el hayedo en el tramo medio, y seguir el ascenso a través del lapiace kárstico hasta la cima, donde hay que prestar un cuidado especial en no caer en algunas de sus estrechas y profundas simas, por ello, no es aconsejable subir el Mortillano con nieve blanda. La ladera Sur del Mortillano, por donde se ascidende, supone además un punto de observación inmejorable de la cascada del río Asón.

Pico San Vicente (913 m)

La otra cima interesante es el Pico San Vicente de 913 m, una altitud ya modesta pero desde la que se puede observar el impresionante barranco en caída libre hasta Ramales de la Victoria. Esta cumbre también resulta peligrosa por lo abrupto del terreno y por la snumerosas simas que presenta el lapiace kárstico.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada