Buceo nocturno

En esta entrada voy a comentar unas pocas generalidades acerca de una de las modalidades más bellas del buceo: el buceo nocturno.
Para quienes se inicien en este deporte seguramente les asuste la idea de sumergirse en el mar durante la noche, que es muy peligroso sobre todo por la total falta de visibilidad, pero lo cierto es que la realidad es otra. Bucear por la noche es desde luego una experiencia inolvidable y excitante, pues supone sumergirse en la más absoluta oscuridad y descubrir con ayuda de una linterna que la vida en el fondo no se ha apagado ni mucho menos, con luz artificial nos podemos deleitar admirando una alfombra multicolor de maravillosas formas de vida, algunas de ellas de hecho solo pueden verse de noche o es más común verlas en esta fase del día, otras especies en cambio desaparecen por completo.
Más aún, especialmente los peces se muestran más accesibles y confiados ante los submarinistas por el hecho de que algunos de ellos "dormitan" o se aletargan durante la noche, pudiendo incluso llegar a tocarles, por esta precisa razón, la práctica de la pesca submarina nocturna está prohibida al menos en España.


Como vemos en el vídeo, gracias a una linterna, el fondo marino es una alfombra multicolor en la que hay que mirar bien para encontrar y observar formas de vida muy interesantes y desde luego viéndolas de una forma que nunca antes habíamos imaginado, pero para ello obviamente hay que tener en cuenta una serie de aspectos.


Luz artificial

Si queremos sumergirnos en el mar por la noche es evidente que antes de nada hay que hacerse con una linterna o foco luminoso. Hoy día en el mercado existe una amplia gama de estos productos diseñados exclusivamente para el buceo, y de los que ya hemos hablado algo en la entrada dedicada al buceo recreativo en su día.
No es necesario un foco de gran potencia para bucear de noche, pues las linternas corrientes sumergibles son económicas y dan excelentes resultados, además son pequeñas y fáciles de transportar, suelen funcionar con pilas. Pero si queremos un haz de luz más amplio y potente hay que recurrir a los focos subacuáticos, evidentemente más caros y que además funcionan con baterías recargables
Hoy en día tanto las linternas como los focos suelen tener una autonomía de 2 horas o más, y hay que tener en cuenta una cosa, algunos de estos dispositivos tienen mucha potencia y se calientan tanto que solo se pueden usar bajo el agua, no obstante los fabricantes están solucionando este problema y cada vez son más comunes los focos multiusos que valen tanto para fuera como para dentro del agua.
En cuanto al uso de las linternas o focos bajo el agua comentar tan solo que es muy recomendable que cuenten con algún sistema de sujección bien a la muñeca bien al chaleco de buceo, de esa forma será imposible perder el aparato si éste se nos escapa de las manos. Pero lo más importante sin duda es que nunca hay que apuntar con el foco a la cara de un compañero, ya que podemos deslumbrarlo o incluso cegarlo si el foco es muy potente.
Por último, añadir que es recomendable llevar dos linternas, o una linterna y un foco, para asegurarse la luz por si un dispositivo falla.

Dejando a un lado los focos y linternas, existen además otros dispositivos luminosos que se emplean para mantener localizados a los compañeros de buceo. Uno de ellos es el tubo de luz química, un tubo que contiene dos productos que al mezclarse y agitarse reaccionan entre si y dan lugar a un compuesto fosforescente que da una leve luz amarilla. También existen las luces estrobosfóticas, luces de gran potencia pero que solo destellan brevemente cada cierto intervalo de tiempo.




Otras consideraciones


Pese a que en principio una inmersión nocturna no entraña más riesgos o peligros que una inmersión a plena luz del día, si que es aconsejable que el lugar de inmersión sea previamente conocido, es decir, haber buceado antes en él durante el día, ya que durante la noche el riesgo de desorientarse y perderse es evidentemente mayor. Por ello es necesario conocer bien el punto de entrada y salida si estamos buceando desde tierra.
También es muy recomendable que el estado de la mar sea el mejor posible, durante el día el buceador puede hacer frente al oleaje y corrientes en cierta medida, pero por la noche esto resulta mucho más difícil y peligroso.
En las inmersiones nocturnas es relativamente fácil perder de vista al compañero de buceo, la forma más eficaz para volverlo a encontrar es apagar la linterna y buscar el resplandor del compañero en la oscuridad absoluta, esta operación resulta muy eficaz y no entraña peligro alguno.


Y por último un consejo, si buceais de noche en verano, es especialmente bello contemplar el plancton bioluminiscente, para ello basta con apagar completamente el foco de buceo y agitar el agua con la mano, enseguida se ven puntitos azules luminosos que no son sino especies planctónicas excitadas por la agitación y que general luz natural, ¡es alucinante!

1 comentario:

sol lis dijo...

Yo lo he realizado una vez y me ha parecido espectacular, lo recomiendo

Búsqueda personalizada