Urdaibai, Reserva de la Biosfera



La Reserva de la Biosfera Urdaibai es un lugar de protección ambiental nombrada por la UNESCO en 1984, algo más de 22.000 Ha donde podemos encontrar una interesante variedad de paisajes y ecosistemas, especialmente para las aves migratorias, razón por la que este espacio se incluyó en 1994 en la ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), integrándose así en la red NATURA 2000 que engloba este tipo de lugares. Urdaibai también está incluida en la lista de Humedales de Importancia Internacional del Convenio Ramsar, es, de hecho, el humedal más grande de todo el País Vasco, y uno de los mayores del litoral cantábrico.



El objetivo básico no de Urdaibai exclusívamente, sino de todas las reservas de la Biosfera en general, es el de posibilitar el desarrollo humano con la conservación y preservación de la Naturaleza: el Desarrollo Sostenible, aquel desarrollo de nuestra vida que no compometa a las generaciones futuras. De esta forma en 1986 se aprobó la ley que regula la protección del medio ambiente en la Reserva de Urdaibai, con especial interés al área de marisma y al litoral.


Los ecosistemas y paisajes de Urdaibai

Uno de los aspectos más interesantes de la Reserva de Urdaibai es sin duda su gran diversidad paisajística, que a su vez asegura una enorme biodiversidad y formas de vida.

La marisma


La marisma es el corazón de Urdaibai, comienza tras pasar el pueblo de Gernika y llega hasta Busturia. Se trata de la desembocadura del Oka, río que nace en el monte Oiz.
Es el área con mayor protección legal en toda la reserva, donde importantes especies de aves que vienen desde lugares tan remotos como Escandinavia, Laponia o Siberia, encuentran el lugar perfecto para descansar en su viaje al N de África.
Las aves encuentran todo lo necesario en la marisma: un clima suave, alimento en abundancia y material para nidificar. Recientemente para deleite de los ornitólogos, se han construido pequeñas casetas de observación de pájaros cerca de los principales lugares de nidificación.
Se puede pasear en torno al canal artificial recto que se construyó en los años 70 en un infructuoso intento de urbanizar la zona, el canal verdadero serpentea cerca de un molino de mareas y del castillo de Arteaga.

El encinar cantábrico


La orilla Este del estuario es de naturaleza caliza, un karst muy irregular con numerosas cimas en forma de bóvedas en torno a los 300-400 m de altura, en una de ellas está la Ermita de San Pedro de Atxarre, de donde se tomo la fotografía.
Sobre este suelo calizo se desarrolla uno de los encinares más grande y mejor conservado del litoral cantábrico. Se trata de un bosque espeso, viejo y desarrollado que alberga una gran comunidad de mamíferos como el jabalí, el zorro, el visón o el corzo, que viven seguros en la espesura del bosque, que les proporciona gran cantidad de bellotas, madroños y otros frutos.

Los arenales


Las playas de Urdaibai son sin duda el atractivo turístico más importante. La arena es gruesa y dorada, originada a partir de las conchas y caparazones de moluscos y crustáceos principalmente. Estas playas son enormes en bajamar, algunas incluso se llegan a unir, pero al subir la marea el paisaje cambia totalmente, dejando pequeñas y contadas playas de arena seca:

Playa de Laida


Laida es la playa más grande de Urdaibai, sin embargo su tamaño ha disminuido bastante como consecuencia de la pérdida de vegetación que se intentó replantar en ella, para regenerar así la duna de Laida, que quedó arrasada tras un temporal de mar en los años 50.
El baño en esta playa suele ser peligroso debido a la fuerte corriente que hay en el canal de la ría, es más aconsejable bañarse en la zona expuesta al litoral, donde la escasa profundidad posibilita la formación de la mejor ola de izquierda de Europa en la práctica del surf, de hecho desde 1998 se celebra aquí el "Mundaka Billabong Pro", prueba puntuable para el campeonato mundial de surf ASP.

Playa de Laidatxu


Es la playa de Mundaka, mucho más pequeña que la anterior, hasta tal punto que desaparece con las pleamares fuertes.
Está muy resguardada, lo que hace que en verano haga mucho calor, por esa razón muchos aprovechan para ir a esta playa antes y después del verano. No obstante es una playa muy expuesta a las corrientes, ya que está justo frente al canal de la ría, para evitar desagracias, todos los veranos el ayuntamiento instala una hilera de boyas que delimita la zona de baño seguro.
También en verano, en pleamar, se puede hacer un pequeño viaje en el Tximbito, un barco que transporta turistas desde el pequeño puerto que hay en la playa hasta Laida, pasando también por la isla de Txatxarramendi.

Playa de Laga


Una de las playas más concurridas por los veraneantes. La playa de Laga está totalmente abierta al mar, fuera de la ría. En la foto se puede ver además el cabo Ogoño, una mole caliza cubierta por encinar cantábrico que baja en picado 300 m hasta el mar, donde anidan numerosas aves de acantilado.
En esta playa son frecuentes las olas y las corrientes, por lo que muchos surfistas acuden a ella, incluso se puede bucear por su lado derecho.

Playa de Kanala


De una playa abierta al mar a una playa interior. Kanala es quizás el más desconocido de los arenales de Urdaibai y de toda Vizcaya, se formó en 1994 tras un dragado del astillero de Murueta y se accede a ella a través de una escalera empinada.
En Kanala se está formando una interesante vegetación dunar que sin duda afianzará la arena y protegerá al arenal de la erosión.
En bajamar permite grandes y largos paseos, incluso cerca de la marisma, aunque hay que tener cuidado de no cortarse con las conchas y rocas. Una playa ideal para quien busque tranquilidad, baños seguros sin olas ni corrientes.

Playa de San Antonio


Es la playa de Sukarrieta, también llamada Toña, situada también en el interior de la ría. Presenta dos zonas diferenciadas: la playa de Sukarrieta propiamente dicha, y el arenal artificial que se formó tras una draga y que queda totalmente aislado pero emergido en pleamar, entre ambos vemos en la foto el islote de Santindere, donde antaño algunos montaban la tienda de campaña.
Playa un tanto peligrosa por las corrientes del canal, aunque en bajamar permite paseos hasta las marismas.

En bajamar surgen numerosos y pequeños arenales sin nombre, agradables para pasear.

Prados y pastizales

En las zonas interiores de la Reserva de la Biosfera se ha conservado el modo de vida tradicional del campo, Busturialdea es una región típicamente agrícola y ganadera, con pueblos dispersos formados por caseríos donde se cultiva la huerta, especialmente famoso el pimiento de Gernika, y los rebaños de vacas y ovejas creando un ecosistema seminatural: el pastizal.
Ya en el extremo Sur de la reserva encontramos el monte Oiz:


El monte Oiz mide 1026 m de altitud y está situado prácticamente en el centro de la provincia de Vizcaya.
La mayor parte de sus superficie está desnuda, por lo que no tiene demasiado atractivo ecológico, de hecho se puede ir a su cima en coche por una pista hormigonada. La cima está coronada por una gran antena de TV, y a principios del siglo XXI se instalaron numerosos aerogeneradores de energía eólica. Sin embargo, al no tener grandes montañas a su alrededor, el panorama que se divisa desde la cumbre es bastante amplio, prácticamente la provincia entera e incluso el mar.
Hay dos posibles ascensiones al Oiz, una desde el S, a partir del pueblo de Goiuria, y la segunda quizá más bella que se inicia en el llamado balcón de Vizcaya en su cara N.
En 1983 las faldas del Oiz fueron testigo de un grave accidente aéreo, un avión se estrelló en el monte y murieron 148 personas.

Acantilados rocosos

En Urdaibai existen dos zonas donde se desarrollan imponentes e interesantes acantilados costeros. En estos lugares inaccesibles para cualquier depredador, incluido el hombre, encuentran un lugar perfecto de nidificación numerosas aves marinas, aves que encuentran alimento en el mar y cuidan sus huevos en los recobecos de la roca.







Turismo y ocio

La Reserva de Urdaibai engloba numerosos lugares interesantes, algunos con historia particular, a tener en cuenta por el turista:

La villa de Bermeo


Es el núcleo urbano más poblado de Urdaibai con 17.000 habitantes, uno de los pueblos donde mejor se respira el ambiente marinero, históricamente Bermeo ha vivido de la pesca y las conservas, llegó a ser capital de Vizcaya, pero dado el aislamiento que sufría en su ubicación junto al monte Sollube, pasó el testigo a Bilbao.

Torre Ercilla, el museo del pescador

Es la única de las 30 torres medievales que protegían Bermeo de los ataques vikingos que hoy día queda en pie. Totalmente restaurada, la Torre Ercilla se ha renovado y ahora es un interesante museo donde se pueden apreciar las artes de pesca tradicionales que han usado los hombres desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Otros lugares interesantes de Bermeo son por supuesto su casco viejo, con las típicas fachadas de casas de pescadores, el puerto recien remodelado, y restos de murallas medievales, donde destaca la puerta de San Juan.

La anteiglesia de Mundaka


Mundaka está situada justo en la desembocadura de la ría de Urdaibai, en su margen izquierda, poblada desde la época de los romanos, en su día fue un importante puerto pesquero que dio grandes e ilustres marineros, como Francisco I de Luzárraga o Rodrigo de Portuondo. No obstante la competencia con Bermeo y la posterior crecida del fondo marino que hace que la atalaya casi se seque en bajamar anularon el potencial pesquero de Mundaka que, aún así, sigue conservando ese paisaje de pueblo de costa, con sus calles estrechísimas y sus balconadas de madera pintada.
En la fotografía vemos la Ermita de Santa Catalina, erigida en el siglo XIX, en una península donde hay restos de muros defensivos de las Guerras Carlistas. Otro edificio importante es la Iglesia de Santa María, que data de nada menos que el siglo X de estilo Románico, el templo fue destruido en el siglo XVI. En su reconstrucción, iniciada en el primer tercio del siglo XVI, se planteó como un edificio de planta gótica tardía. las obras se prolongaron durante todo el siglo, concluyendo en una fachada oeste con portada renacentista y capiteles jónicos, además, en el siglo XIX se le añadieron tanto la torre como el pórtico actuales.
La población de Mundaka se multiplica por 5 en verano, especialmente cuando tiene lugar el Billabong Pro Mundaka, la prueba de surf puntuable para el campeonato del mundo. Hace unos años los surfistas se mostraron preocupados por la pérdida de calidad de esta ola, achacando el problema a los dragados periódicos que realiza el astillero de Murueta en la ría, afortunadamente las corrientes y mareas han dejado el fondo de la ría en su forma natural, y la ola de Mundaka volvió.

Portuondo y Sukarrieta


Para gozar de las mejores vistas de la ría de Urdaibai lo mejor es dirigirse al camping de Portuondo, desde sus miradores se puede observar el estuario entero con el monte Oiz de fondo.
Desde el camping se puede seguir un agradable paseo por la orilla del estuario hasta llegar a Sukarrieta/Pedernales, pasando por la isla de Txatxarramedi que vemos a continuación:


La isla de Txatxarramendi fue en su día un embarcadero romano, a principios del siglo XX se construyó un balneario muy selecto al que acudían incluso miembros de la familia real. Hoy día solo queda un jardín botánico y el edificio de AZTI, una organización dedicada al estudio de los recursos pesqueros y alimentarios.

Gernika


La segunda población de Urdaibai es Gernika, con 16.000 habitantes, está situada en el interior de la reserva, a partir de esta villa comienza la marisma. Entre Gernika y Mundaka se han encontrado restos de calzada romana de más de 2000 años de antigüedad.
En Gernica está el famoso árbol, plantado junto a las Juntas Generales de Vizcaya, símbolo de las libertades del País Vasco, libertades que saltaron por los aires el 26 de abril de 1937, en plena Guerra Civil, cuando la Legión Cóndor llevó a cabo el primer ataque masivo de la Historia a la población civil, murieron entre 120 y 300 personas, el 70% de la villa quedó reducido a escombro.

Kortezubi


En la margen derecha de la marisma se ubica Kortezubi, un pueblo con tres atracciones interesantes, la fotografía de arriba es una de ellas: el Castillo de Arteaga, una casa-torre de origen medieval.

Bosque pintado de Oma

En el bosque cercano al barrio de Oma existe un lugar mágico. A un artista llamado Agustín Ibarrola se le ocurrió la idea de pintar los troncos de los árboles de forma especial, éste es el resultado:


Cuevas de Santimamiñe

Las cuevas de Santimamiñe fueron descubiertas por unos jóvenes en 1916 en el barrio de Basondo. Se trata de unas cuevas que fueron pobladas por el hombre prehistórico, que dejó estampados sus dibujos rupestres hace 16.000 años.
La composición de la cueva de Santimamiñe es de gran belleza. Tiene una longitud de 365 metros, se podían visitar antes del cierre al público en el año 2006, y hay abundantes formaciones cálcicas con abundancia de estalactitas y estalagmitas que llegan a formar curiosas figuras. También se producen cortinas de carbonato cálcico de diversos colores que van tomando dependiendo de los óxidos que llevan las aguas. A unos 60 metros de la entrada se abre, arriba a la izquierda, una estrecha galería que se ancha en dos partes, la primera es la antesala de las pinturas y la última es la cámara principal.
Desde el pasado 15 de marzo de 2008 la cueva ha vuelto a estar abierta al público en general si bien es muy recomendable concertar una cita previamente para poder visitarla.
Las cuevas de Santimamiñe se adentran hacia el corazón de una de las montañas más características de Urdaibai: el Ereñozar, una elevación de forma cónica coronada en su cima por una vieja ermita dedicada a San Miguel y construida en 1660, sobre los cimientos de un antiguo castro cuyo origen se remontaba ya al siglo X.



Elantxobe


Elantxobe es un diminuto pueblo de pescadores encajonado entre el mar y el cabo de Ogoño, su ubicación es tan encajonada que hay edificios que tienen portales en la planta baja y en el cuarto piso. El acantilado ha imposibilitado desde siempre la expansión de este pequeño pueblo con encanto especial.


Otros puntos de interés

A continuación cito otros lugares interesantes dentro de la Reserva de Urdaibai.

La isla de Ízaro


Es sin duda una silueta característica e ineludible para la comarca de Urdaibai en general, la desembocadura de la ría de Mundaka está custodiada por Ízaro, una isla de 675 x 150 y 45 m de altitud, donde en su día pastaban cabras bajo la atenta mirada de un convento de franciscanos que fue arrasado por Sir Francis Drake, un pirata inglés, en el siglo XVI.
Históricamente siempre existió una discusión de a quién pertenecía la isla: a Mundaka o a Bermeo, finalmente se celebró una regata entre ambas localidades bajo el arbitraje de Elantxobe para disputar la soberanía del islote, y ganó Bermeo. Cada 22 de julio esta villa festeja el acontecimiento, llevando al alcalde cerca de la isla y lanzando una teja al mar.
Hay que destacar que hoy día la acampada en Ízaro está prohibida, con el fin de proteger la importante comunidad de aves marinas que anidan en la isla.

El biotopo protegido de San Juan de Gaztelugatxe


No pertenece a la Reserva de Urdaibai, pero dada su proximidad a ella y su paisaje espectacular, he decidido dedicar espacio en este blog a este enclave maravilloso, también protegido medioambientalmente, en forma de biotopo.
Gaztelugatxe es un islote unido al continente a través de un pintoresco puente, que da paso a una intrincada escalera de 230 escalones para llegar a la ermita de San Juan, que data del siglo X y es de origen templario. Ha sido atacada varias veces, desde sus origenes, pasando por las razzias de Francis Drake, incluso actos vandálicos a finales del siglo XX. Es un lugar de peregrinaje y oración para los pescadores bermeanos.
Junto a ella se alza el agreste islote de Aketxe de solo 3 Ha pero de profundos y verticales acantilados.


Gaztelugatxe, Aketxe y la franja costera cercana conforman el Biotopo Protegido de Gaztelugatxe, donde inexplicablemente se puede pescar con caña pero no bucear, tampoco se pueden arrancar plantas, dada la importante y fragil comunidad vegetal que crece en estos acantilados.

El cabo Matxitxako


Es el punto más septentrional de Vizcaya, a menudo lugar de paso de grandes cetáceos, que los aficionados buscan pacientemente con prismáticos, la vista del cabo llena de alegría a los pescadores bermeanos tras semanas sin ver tierra firme.
El faro de Matxitxako se construyó en 1852, en 1909 se construyó más arriba otro más moderno, que fue escuela de fareros. En los años 70 el faro se automatizó y en él se jubiló el último farero de Vizcaya.
Frente al cabo Matxitxako, a 90 m de profundidad, hay un radar que mide diferentes parámetros meteorológicos. El faro cuenta con sirena anti-niebla y es visible a 30 millas náuticas.
El siguiente vídeo muestra el bajío del Matxitxako, una enorme laja plana a 30 m de profundidad que cae en picado hacia el fondo, con numerosas grietas y paredes verticales a menudo sometidas a fuertes corrientes, y que albergan gran variedad de vida marina:


En 2002 se descubrió un pecio hundido frente al cabo Matxitxako, se trata de un mercante hundido por causa desconocida en los años 50. El descubrimiento lo llevó a cabo la expedición submarina Ur-sub, que descendieron 120 m, siendo así la inmersión de buceo más profunda llevada a cabo en el País Vasco. Aún quedan por descubrir varios pecios hundidos como el del Nabarra (Guerra Civil Española) o el de una patrullera alemana hundida durante la Segunda Guerra Mundial.
El 5 de marzo de 1937, en el contexto de la Guerra Civil Española, se produjo la batalla del Matxitxako, entre la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi, republicanas, y el crucero Canarias, perteneciente a la marina franquista. En el choque murieron 48 personas, entre ellas, los tripulantes de la bou Nabarra. Hoy un monumento recuerda la tragedia.
Frente al cabo se puede ver La Gaviota, una plataforma que extrae gas natural del fondo del mar.


Vídeos




Buceo en Urdaibai

En este blog ya dediqué dos lugares de buceo situados dentro de la Reserva de Urdaibai: Harribolas y Tonpoi.
Además de eso hay que mencionar el Mina Mari, un barco hundido frente a Harribolas en los años 60, hoy descansa sobre un fondo de arena a 37 m de profundidad, algunos centros de buceo de Vizcaya organizan inmersiones en este lugar.
El siguiente vídeo fue grabado en Antxon Azpia, una pequeña cala situada entre Laida y Laga:





Mapa de la reserva

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada